Un mes en Villacolmillo: cómic + juego de mesa

Portada del verkami de Villacolmillo con Gala intentando darle una carta a una gárgola y el texto 'un mes en villacolmillo' y 'financiado en 30 minutos'

Hace unos meses me puse a dibujar a los habitantes de Villacolmillo del Zarzal, un pueblo de monstruos que recibe a una nueva cartera… humana. Gala es una criatura redondita y un poco perdida, y el pueblo no tiene muy claro qué hacer con ella.

Le cogí mucho cariño al concepto -monstruos y la vida del día a día- así que quiero convertirlo en un cómic. Concretamente, en un cómic que incluya todos los dibujos originales pero además las aventuras y desventuras de Gala en el mesecito que le toca trabajar en Villacolmillo. Vamos a decir 75% cómic, 25% dibujos.

Imagen montada rápido de cómo quedará el cómic de Villacolmillo, con una página de cómic a la izquierda y postales y bocetos a la derecha

Y como un cómic me parecía poca faena -ja- pues he decidido también hacer un juego de mesa, con el diseño de Papel, lápiz y dados, que entiende la curva de probabilidades y el valor de las cartas de forma que yo no seré capaz en la vida.

Imagen conceptual de cómo será el juego de Villacolmillo, y avatar del diseñador

La campaña está ahora mismo activa en Verkami. Como sois amor, antes de que me diera tiempo a postear esto ya estaba financiado, o sea que será una realidad: tanto el cómic como el juego de mesa. ¡GRACIAS, PUÑETA!

Laurielle alucinando pepinillos mientras sostiene a Gala en brazos

Componiendo páginas de La Taza Medio Llena

Foto de un cuaderno de bocetos con esquemas de página y notas tipo 'dividir en dos'

Allá por el primer capítulo de La Taza Medio Llena os expliqué que estaba haciendo los lápices en papel, cómo y por qué. Ahora que se está acabando el tercer capítulo me parece buen momento para entrar al detalle de otra de mis partes favoritas: la que sucede entre el guion y el dibujo.

Es una parte bastante olvidada, porque está el papel de la guionista y el de la dibujante, pero hay un trabajo escondido detrás que es hacer que esas dos cosas se den la mano.

En los dos primeros capítulos de La Taza yo escribía el guion detallando el número de viñetas y el diálogo de cada página. Luego repartía las viñetas en miniaturas como las de la foto que encabeza este post, para ver cómo encajaban las páginas entre sí. Cuando llegaba el momento de hacer el lápiz usaba la miniatura como guía. Me funcionaba bastante bien… excepto por tres cosas:

Continue reading “Componiendo páginas de La Taza Medio Llena”

Los colorines de La casa humana

En 2023 las buenas gentes de Adoquín -una revista de cómic infantil que se esfuerza en hacer llegar a los peques cómics de autoría nacional- me pidieron una historia de 6 páginas para su segundo número.

Me dieron vía libre y les dibujé La casa humana, una historia de miedo que tiene esta pinta (sin diálogos, para no spoilear):

Página a color pero sin textos del cómic La casa humana

Hoy me gustaría hablaros del color del cómic y de cómo me enfrenté al reto de hacer un cómic a color desde mi posición de firme comiquera en escala de grises.

Continue reading “Los colorines de La casa humana”

Nueva versión del Diario de estar por casa

¡A las buenas! Al volver de los salones de diciembre me di cuenta de que había agotado la edición del Diario de estar por casa. Encontré unos pocos ejemplares en una caja (los he puesto en la tienda por si a alguien la hacen mucha ilusión), pero tras darle muchas vueltas he decidido que no voy a reimprimir.

Es una decisión difícil porque es un cómic al que la gente le tiene cariño y en salones funciona bien, pero es un formato y temática un poco distinta al resto de mis cosas. Así que a partir de ahora continuará su andadura en digital:

Imagen de la portada del diario de estar por casa con un icono de ebook e información de que tiene una nueva maqueta y más viñetas que antes Continue reading “Nueva versión del Diario de estar por casa”

Diseñando el pin de José Esmaug

Para el Verkami del Diccionario de Fantasía una de las recompensas era un pin de José Esmaug, el dragón alérgico.

A la hora de diseñar un pin de esmalte duro como este tienes que pensar en las restricciones que conlleva, no es como el papel que te lo aguanta (casi) todo. Hay gente mucho más experta que yo por ahí suelta, pero algunas cosas que tuve en cuenta fueron:

  • Número de colores (a más colores, más precio)
  • Grosor de las líneas (todos los elementos de distintos colores tienen que separarse bien entre sí para que no se mezcle el esmalte)
  • Nada de sombras o degradados, se tiene que entender bien con colores planos

Eso quiere decir que una vez que supe qué quería el proceso fue un poco ‘dibuja un círculo, dibuja el búho’, en el sentido de que del primer boceto al segundo hay mucha diferencia, pero del segundo al resultado final apenas hay cambios.

Continue reading “Diseñando el pin de José Esmaug”

Organizando el caos: el póster del Diccionario (II)

¡Seguimos! Habíamos dejado el póster con la línea hecha y los iconos preparados, y tocaba añadir los textos y darle carpetazo. O eso pensaba yo…

3. Una mano de pintura al corral

No quería darle color para que conservara el rollo antiguo. Además, el papel que hemos elegido para imprimirlo es color marfil, así que menos color significaba menos problemas ajustando cosas: opté por sepia y negro para dar contrastes. Le puse al fondo unas líneas finas sepia, y luego con un sepia más oscuro y negro di volumen a cada medallón.

Continue reading “Organizando el caos: el póster del Diccionario (II)”

Organizando el caos: el póster del Diccionario (I)

Como parte de las recompensas del Verkami del Diccionario quisimos diseñar un póster con tooooodas las criaturas fantásticas que existen. Sí, lo sé, en un DIN-A3, hemos hecho lo que hemos podido:

Póster del Diccionario de Fantasía con varias docenas de criaturas organizadas en el árbol genealógico más caótico del mundo

La inspiración está clara: árboles de familia y taxonomías del año de la tana. Pero, ¿cómo se convierte una lista de criaturas en esa ilustración acabada? ¿Cuántas caben realmente? Es el momento de un post de proceso de los buenos, buenos.

1. Organizar el gallinero

Precisamente la cantidad fue uno de los primeros retos. Morán, el guionista del Diccionario, me pasó una lista de criaturas organizada por zonas, pero también por categoría, y con una leyenda que marcaba las conexiones entre ellas:

Continue reading “Organizando el caos: el póster del Diccionario (I)”