Review: Huion Kamvas Pro 13 (2.5K)

Hace poco me contactó Moisés, de Juegos con Arte. Quería montar un concurso por el aniversario del blog (¡felicidades!) y que yo fuera parte del jurado. Y yo claro, encantada.

El objetivo es diseñar una carta inventada para un juego de mesa con la mascota del patrocinador, Huion. Los ganadores podrán revisar su portafolio con David Esbrí, director de Devir, y recibirán tabletas de dibujo.  Sigue abierto hasta el 30 de septiembre, ¡animaos que todavía estáis a tiempo!

Huion me hizo llegar una tableta Kamvas Pro 13 (2.5K) para que hiciera un dibujo de ejemplo y diera mi opinión. O sea que este post no es un anuncio -lo que sigue es mi opinión sincera- pero he recibido la tablet como regalo.

Y sin más preámbulos, vamos allá. ¿Cómo es dibujar con una Kamvas Pro 13?

Continue reading “Review: Huion Kamvas Pro 13 (2.5K)”

Asalto al Castillo VII: cómo va la cosa

¡Hola buenas! Agosto ha sido un mes de contrastes: no he ido de vacaciones (eso es malo) pero he avanzado un montón con el cómic (eso es bueno) pero he estado enferma (eso es malo).

Mi plan era dejarlo todo enviado a imprenta este mes, que suelen estar menos ocupados. Por temas de salud no ha podido ser, así que los envíos -que estaban previstos para octubre- se retrasarán un poco. En cuanto pueda enviarlo a imprenta y me confirmen plazos ajusto el calendario y os digo, para que podáis organizaros o cambiar la dirección si fuera necesario.

Una vez hecho el aviso, la celebración: ¡he acabado el dibujo de todas las páginas! ¡El prólogo, la historia principal y el epílogo!

Lo he tenido que censurar porque spoilers, pero aquí una viñeta que me gusta mucho:

Continue reading “Asalto al Castillo VII: cómo va la cosa”

Maquetando el artbook de La mala del cuento

O: cómo convertir un tintubre en un artbook llenándolo de chorraditas, Laurielle style.

Ya van tres tintubres (Inkteaber en 2018, Descanso Corto en 2019 y ahora este de La mala del cuento) que recopilo en un artbook, y quería explicaros un poco el proceso que sigo para pasar de 31 ilustraciones en hojas sueltas de papel a un artbook hecho y derecho.

Todo empieza por aquí

Los dibujos son todos más o menos del mismo tamaño y proporción, para facilitarme la vida. Lo primero es decidir qué voy a añadirles que pueda hacer la lectura más entretenida: el objetivo es que además de ver dibujos bonitos os riáis. En este caso, decido que quiero poner un resumen de cada cuento, el veredicto del jurado y alguna viñeta. Tras mover los elementos para que sea legible y funcione tanto con cuentos cortos como largos queda así:

Lo siguiente es hacer pruebas de impresión (es decir, imprimir en la impresora de mi casa las páginas a tamaño real, tantas veces como sea necesario) para dar con un tamaño de letra que no destruya los ojos de la gente y asegurarme de que todo se ve bien y tiene espacio suficiente.

El tamaño de letra de los bocadillos lo miro por separado

Continue reading “Maquetando el artbook de La mala del cuento”