7 cosas que me habría gustado saber cuando empecé a dibujar cómics

Internet está lleno de tutoriales de dibujo, de diseñar personajes, de hacer dossieres o de escribir guiones. Y eso está genial, pero con el tiempo he aprendido que hay algunas cosas de cómo hacer cómics que no te dice ni Perry. No son verdades absolutas, pero sí consejos útiles que quizá os sirvan:

1. Trabajar a más calidad nunca hizo daño a nadie

El tomo de Por Siempre Jamás junto a una de las páginas originales

Aunque tengas claro a qué tamaño final quieres el dibujo, intenta darte algo de margen haciéndolo más grande y en digital trabaja al menos a 300ppp (también vale 600 ppp). Por ejemplo, si sabes que la página del cómic será A5, dibújala en A4 y luego redúcela antes de imprimirla/publicarla: todas las páginas de El Vosque y Por Siempre Jamás están dibujadas en grande y luego reducidas un 50% o más. No sólo ayuda a pulir la línea, eliminando imperfecciones, sino que si pasado mañana alguien te pide “el dibujo en grande” podrás pasarle el A4. Y aquí paz y después, gloria.

2. El material caro queda fardón, pero no es necesario

Lo mío es vicio, sinceramente

Las herramientas de calidad ayudan y es muy guay tener un lápiz de grafito 4H o un pincel de pelo de marta, pero no es imprescindible: si conoces la técnica podrás hacer algo decente tanto con acuarelas de tienda de arte como con las cutres del Tiger (recomendables, por cierto). La clave está en descubrir con qué técnica te sientes más a gusto: prueba muchas muy variadas comprando lo más barato que encuentres, y si ves que algo te mola invierte en herramientas buenas. Por ejemplo, si trabajas en papel te recomiendo que pruebes lápices de colores, tinta con plumilla, rotuladores, pincel y acuarelas, y si trabajas en digital que pruebes el SAI o la versión PRO del ClipStudio. Recuerda: en esta fase estás viendo a ver qué tal, ya invertirás luego.

Yo trabajé durante dos años entintando a mano y retocando a ratón (sí, a ratón), luego pillé una tablet Bamboo tirada de precio para pulir los detalles y por último, cuando vi que realmente lo usaba a menudo y le sacaría rentabilidad, una tablet WACOM de segunda mano y el Clip Studio EX. Y estoy happy like a perdiz (¿cómo se dice perdiz en inglés?).

3. Pon primero los textos, por tu madre

Textos de El Elfo Inhumano sobre el boceto cutre

A menudo haces el dibujo y te olvidas de que el diálogo tiene que ir en alguna parte: es habitual acabar con bocadillos aplastados encima de la cara de la gente, o en una esquina tapando algo importante. Esto se evita poniendo los textos directamente en el boceto en vez de esperar al dibujo acabado: así, si tienes que mover algo para que entre todo y la viñeta respire, podrás hacerlo antes de nada.

Si trabajas en papel es un poco más jodido, pero te recomiendo trabajar con el guión al lado para poder calcular rápidamente si el tocho que dice el personaje en la viñeta seis te cabrá en el hueco que le has dejado.

4. Tu yo del futuro necesita tu ayuda

Tengo más ordenada esta carpeta que mi casa

Es muy fácil pensar que ese dibujo tonto que vas a subir a twitter o regalarle a alguien no lo vas a necesitar nunca más en tu vida, pero quizá pasado mañana lo necesitas más grande, o hay que hacer un cambio, o se te dobla en el envío. Y hala, a llorar y rasgarse las vestiduras.

Ah, y no basta con guardar: hay que guardar ordenado. Por favor, aunque tu mesa parezca la hija de Diógenes y el huracán Katrina, que tus archivos estén como una patena. Algún día tendrás que buscar cosas, y no sabrás si están en Dibujo.PSD, Definitivo.TIFF o la carpeta de Random.

He perdido horas de mi vida en buscar archivos que sabía que existían pero no dónde había guardado. Es mejor meter un par de horas al principio de un proyecto haciéndote una plantilla o preparando las carpetas en las que lo guardarás todo que tener que perder tiempo cada vez. Mientras dibujaba los seis primeros tomos de El Vosque, por ejemplo,  guardaba todo en la misma carpeta: con Maderos empecé a guardar los archivos con capas en una, los JPGs a buena calidad en otra y la versión web en otra, y desde entonces mi vida es más fácil y llena de colores.

5. Dibujar es una actividad física y requiere preparación

Bocetos que sirven para a) calentar y b) acordarme de cómo es la cara de Fernweh

Qué locura, ¿verdad? ¿Desde cuándo dibujar se parece en lo más mínimo a hacer deporte? Pues malas noticias: cualquier actividad repetida durante mucho tiempo le va a pasar factura a tu cuerpo luego. Así que más vale tomar ejemplo de la gente activa que hace ejercicio (brrr) y prepararse para el esfuerzo.

¿Cómo? Para empezar, estirando. Hay porrón de vídeos por internet, pero en general dos minutos de estirar antes y después de dibujar hacen maravillas. También es muy recomendable hacer garabatillos rápidos antes de dibujar en serio, para que la muñeca vaya entrando en calor.

Y no olvidarse de descansar, levantarse a caminar de vez en cuando y estirar otro poco, claro. Y siéntate bien, que te veo.

6. Haz copias de seguridad, POR TU VIDA

He estado al borde del infarto tres veces en mi vida: una de ellas fue cuando mi ordenador decidió no iniciarse, llevándose consigo el trabajo de año y medio. Al final pude rescatarlo un poco antes de cortarme las venas, pero aprendí la valiosa lección: los ordenadores se escacharran. Los discos duros extraíbles hacen puf. Y no hay más remedio que prepararse para esa eventualidad.

Yo tengo una copia local (los archivos repetidos en otra carpeta de mi ordenador, por si se corrompe un archivo), una en un disco duro extraíble y otra –más pequeña, sólo de lo imprescindible- en Dropbox. Estoy segura de que aun así perderé algunas cosas, pero el siguiente paso es hacer un pacto con el diablo, y aún no estoy preparada para ese nivel de compromiso.

7. Es más importante que dé el pego que que esté perfecto

Orden en el que entinté esta página, porque yo lo valgo

O, dicho de otra manera, esfuérzate sólo donde vale la pena. Una vez en un salón del cómic asistí a una charla de Arthur de Pins donde explicaba que había dibujado teja a teja un edificio del fondo de una viñeta en Zombillennium, pero cuando lo leías ni se notaba porque la cara de la protagonista se llevaba toda la atención. Yo de ahí saqué una lección: es importante que el producto final sea lo mejor posible, pero para eso a veces sale mucho más a cuenta hacer un fondo original o un personaje más expresivo que meter cada ladrillo de una pared en perspectiva. Yo aplico el siguiente truco: pienso en el tiempo que va a pasar un lector en esa página, y en qué se va a fijar más. Empiezo a dibujar por eso, y luego voy avanzando hacia lo menos importante. Así, para cuando llego a lo poco importante estoy cansada y no le dedico ni un minuto más de la cuenta.

Y esto ha sido todo: espero que os haya sido útil y que os evite aprenderlo por las malas. En diez años más veré si cambio de opinión, pero hasta entonces… ¿hay alguna cosa más del proceso de comiquear que os genere dudas?

20 Replies to “7 cosas que me habría gustado saber cuando empecé a dibujar cómics”

  1. Que interesante, la verdad es que me ha servido mucho. Cuando podre llevarlo a la practica es un misterio, pero me hago muy fan de tu blog.

  2. Laurielle, una opción barata para las copias de seguridad en nube es una cuenta de Mega, te dan 50 Gb.

    La otra es subir a una cuenta (sólo para eso, apartada de la personal) de Google Photos a calidad alta (no original, la alta limita a 16 Mpx por imágen, que es mucho para un cómic. Si la calidad a la que subes está por debajo ni lo recomprime. En esa calidad no tienes límite de espacio. Si subes y los catalogas por álbumes, pues tienes unas copias de seguridad geniales en cero coma.

  3. Perdiz = partridge 😀

    Lo he tenido que buscar y no creo ser capaz de relacionar esta traducción en la vida.

    Genial articulo, muy optimizado 😉

  4. Si en el ordenador cabe un segundo disco duro, puede ser buena idea montarlo. Ahí las copias de seguridad se harán mucho más rápidas que por usb. Existen bahías en donde el disco duro interno se puede extraer fácilmente, sin necesidad de abrir el ordenador.
    Y también hay bahías para dd internos que funcionan por usb y se pueden conectar a portátiles.

    1. ¡Buenas! Ya tengo dos discos duros, pero gracias por el consejo, puede ser útil para gente menos paranoica xD

  5. En realidad, pagar un Dropbox para tener un límite mayor puede merecer la pena en estos casos, son unos 10€ al mes ( 1TB ), pero es importante tener una copia externa de tu trabajo cuando tu trabajo te importa mucho. No sólo los ordenadores se escacharran, a las casas se incendian y se inundan, a veces caen rayos, y hay gente con un amor desproporcionado por los cachivaches ajenos que a veces entran en tu casa.

    En el mundo de la informática hay un dicho bastante demoledor: “Existen dos tipos de personas, los que saben el valor de un backup, y los que lo van a saber…”

    Por cierto, genial El Vosque, y con ganas de conocer más cosas tuyas 😉

  6. Laurielle, respecto a las copias de seguridad: servidor personal, tipo Synology.

    Si nuevos te parecen caros (yo no lo creo, 140€, más los discos), se pueden encontrar, de los de dos discos (si quieres, copian la información en dos discos duros simultáneamente, seguridad doble), muy baratos en, p.ej., eBay o Wallapop, que aunque no sean el último modelo, son perfectamente válidos. Y si quieres seguridad extra, en plan paranoid, jeje, otro aparato de ese tipo en casa de un familiar o amigo, o uno en la oficina y el otro en casa, y que uno se duplique en el otro: en caso de catástrofe (subida de tensión bestial, incendio, etc.) siempre tendrías una copia en otra localización, a salvo.

    Por cierto, con el programa adecuado (en Mac, Time Machine, en PC, Time Genie y similares), las copias de seguridad las hace a través de la red, sin que ni siquiera te enteres, sin que te tengas que molestar en conectar nada. Ah, y como el servidor está conectado a la red, puedes acceder a tus datos desde cualquier parte del mundo, hacer conexiones FTP, VPN, usarlo de proxy, para descargar archivos, torrents o de la mula, montar tu propio servidor de correo, tu página web, etc.

    Todo ventajas 😉

    Igual voy un poco en contra corriente, pero no me gusta poner mis datos en manos de terceras partes (Google, Dropbox, etc.)

  7. Mirate la oferta de amazon prime. Tienes espacio ilimitado para subir cualquier tamaño de imágenes por 30€ anuales y encima te entra prime video y los envios 24h de amazon gratis.

  8. Buenos consejos!
    En cuanto a las copias de seguridad, creo que deberías subir TODO a la nube (Dropbox) aunque tengas que pagar por más espacio.
    Si tu miedo es que alguien lo vaya a leer/copiar de alguna manera, sube la información encriptada (es muy fácil). Sin tener todo en la nube, si alguien entra a robar a tu casa por ejemplo lo pierdes todo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *